martes, 27 de mayo de 2008

Julio Camba y Nueva York

"¿Qué cosa extraña es esta que me ocurre a mí con Nueva York? Me paso la vida acechando la menor oportunidad para venir aquí, llego, y en el acto me siento poseído de una indignación terrible contra todo. Nueva York es una ciudad que me irrita, pero que me trae de un modo irresistible, y cuanto más me doy cuenta de lo que me atrae, a sabiendas de lo que me irrita, me irrita, naturalmente, muchísimo más todavía". A tres días de partir me encuentro, de forma fortuita, con estas palabras de Julio Camba. Vagueba por la biblioteca y me he tropezado con La ciudad automática del periodista gallego. Por el título, no sabía que se trataba de una serie de artículos que Camba escribió durante su época de corresponsal en Nueva York. ¡Hay que joderse, ahora habrá que leerlo! Es Julio Camba y encima habla de Nueva York. Y esto a tres días.



El año pasado pasé un mes en Nueva York con una beca de idiomas del Ministerio de Educación. Luego, en Semana Santa, volví dos semanas de vacaciones a visitar a N. Todo lo que escribe Camba en su primer artículo del libro, "La ciudad del tiempo", son verdades como puños. O peor: como Camba. Más claro, agua: "Uno viene hacia aquí solicitado por el afán ineludible de vivir su época, ya que Nueva York está en el centro de esta época exactamente como el cerro de los Ángeles en el centro de España". Y más claro todavía, Camba: "Nuestra época sólo Nueva York ha acertado a encarnarla, y probablemente ésta es la verdadera causa de que la gran ciudad nos atraiga y nos rechace a la vez de un modo tan poderoso".



Coda(zo):"Nos atrae porque uno no puede vivir al margen del tiempo, y nos rechaza por la estupidez enorme del tiempo en que le ha tocado vivir a uno".







Post Scriptum: Perfecto, Javier, empiezas por romper tu palabra y escribes una segunda entrada antes de la próxima semana. Y para colmo, haces de tu segundo post un comentario de texto. ¡Qué coño un comentario!... ¡un corta y pega! Que no se vuelva a repetir.

2 comentarios:

De Paco dijo...

Coda(zo). Genial homenaje, amigo, a quien tú y yo sabemos. Y sí, ese libro de Camb hay que leerlo. Pienso ahora en lo que dijo Pla al llegar a Nueva York y ver esos rascacielos iluminados, esa tremenda bulla. "Sí, sí, pero todo esto... ¿quién lo paga?".
Un abrazo, Javier.

P.S. Por cierto, te interesará saber que tu tocayo Pericay ha abierto establecimiento. Va la dirección: http://xavierpericay.com

Diari de Castalla dijo...

Javi!!! Espero que todo te vaya bien por NY. Y a ver si te conectas alguna vez a ver qué se cuece en Castalla (www.castallaaldia.blogspot.com o www.diaridecastalla.com).

Un beso. Marisol